Noelle Martínez se para enfrente de su mural.
Arts & Life, Features

EDICIÓN ESPECIAL: Muralista Noelle Martínez deja su marca en Long Beach

Cuando se trata de arte callejera, Long Beach es una ciudad saturada.

Uno no necesita aventurarse lejos de la universidad para encontrar obras gigantescas. Dispersos por toda la ciudad hay murales gigantes pintadas en complejos de apartamentos, negocios locales y en el paso subterráneo de la autopista, puentes y paredes de ladrillo. Estos murales son tan comunes e integrados en la estética de la ciudad, que la mayoría de los habitantes raramente los piensan dos veces. Menos reconocimientos van a sus creadores.

Noelle Martínez, nativa de Phoenix, de 29 años, se dirigió a Long Beach en busca de una comunidad artística que no solo se correspondiera con su entusiasmo, sino que le ofreciera el potencial de madurar como artista.

Ella encontró oportunidad en “¡POW! ¡WOW! Long Beach”, un evento artístico anual responsable por muchos de los murales en la ciudad. Cuando “¡POW! ¡WOW!” decidió tomar la como voluntaria en 2015, Martínez hizo un punto para estar disponible en todas las capacidades. Era el frenesí cinético que buscaba.

“Básicamente, fui la voluntaria que estaba allí antes que alguien más, y me quedé hasta las dos de la mañana”, recordó Martínez. “Solo estaba tratando de ser parte de lo que fuera”.

Desde su primer año como voluntaria, la pintora predominantemente autodidacta ha sido artista con “¡POW! ¡WOW!” dos veces, en 2017 y 2018. Sus brillosos murales gráficos se pueden ver debajo del paso ferrocarril por la avenida Atlantic y el bulevar Del Amo, así como en el lado del negocio local “Aguas Way”, un restaurante de comida callejera mexicana ubicado en el bulevar Long Beach..

“Realmente me encanta su uso del color. Me encantan los colores fuertes. Simplemente te hacen feliz y te despiertan ”, dijo Jenay Meraz, amiga de Martínez y coordinadora de la exposición del Museo de Arte del Condado de Los Ángeles. “La forma en que pinta, es algo surrealista a veces, pero también es muy divertida y vibrante y hay mucha energía y movimiento en ella”.  

El estilo de Martínez se inspira en muchas de sus influencias tempranas cuando creció: leer cómics, patinar, escuchar hip-hop de los 90 y viendo graffiti. Es cierto que nunca se ha etiquetado, sino que habla de la veracidad de su fundación en el arte del graffiti.

“Mis hermanos hicieron graffiti y básicamente me enseñaron todo, desde mis primeros días de dibujo”, recordó Martínez. “Pero para mí fue más sobre el conocimiento y los antecedentes de qué era el graffiti, cuáles son las reglas y, básicamente, cómo funcionan los esquemas de color”.

Sus días en Long Beach fueron, en muchos sentidos, una inspiración para el arte que ella creó mientras vivía aquí.

Aunque la pintora tiene una educación modesta derivada de un grado asociado en arte que obtuvo en un colegio comunitario en Phoenix, su entrenamiento proviene del tipo de escolarización más aplicable: la experiencia del mundo real. Ha trabajado y colaborado con artistas contemporáneos bien establecidos y prometedores, incluyendo el pintor Patrick Martinez, Fafi la reina de graffiti de Francia, el ilustrador de San Francisco Aaron De La Cruz y el artista de la calle de Brooklyn Kevin Lyons.

“Ella es muy ingeniosa”, dijo Gary Musgrave, ilustrador y profesor adjunto en el Universidad Estatal de Long Beach. “Con quien quiera que esté cerca, intentará aprender de ellos, o encontrará algo sobre ellos que le parezca interesante y único. [Es] algo que podría ser beneficioso para ella de una manera positiva “.

Durante los años que pasó curando su propia educación, trabajando con muchos artistas que admiraba y de los que la inspiró, Martínez sintió que era hora de volver a casa y crear la comunidad que había estado buscando cuando se fue por primera vez. ¿Para qué esperar a que suceda, cuando ella tenía el talento y la experiencia para hacerla ella misma?

Después de regresar a Phoenix el verano pasado, la artista abrió su propio estudio llamado Stay Busy, extraído de su seudónimo BusyBirdy. Es un espacio del tamaño de un armario de ropa, donde invita a los artistas a trabajar bajo una limitación de tiempo de tres semanas.

“No estoy lista para establecerme”, Martínez dijo. “No sé cuándo estaré lista para establecerme. Seguiré transformándome y seguiré moviéndome. Ese es el lema”.

Aunque Martínez tiene poco tiempo libre, trabajando 12 horas al día y curando programas mientras que trabaja simultáneamente en sus propios proyectos, sus pensamientos se regresan a su tiempo en el océano.

“Hay algo acerca de Long Beach”, Martínez dijo. “Se siente como estar en casa. Tengo muchas ganas de volver, necesito volver. Lo extraño.”

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Daily 49er newsletter